El Mentidero Segoviano

Comentarios sobre la vida cultural, social, económica y política en Segovia

Archivos para calle de los bares

¿Por qué nos gusta tanto lo friki?

Un acontecimiento asombroso tuvo lugar ayer en la calle de los bares de Segovia. Pollito de California actuó en el bar Santana, en el marco del proyecto Cultura de Bar, con su flamenco abstracto, consiguiendo un éxito sin precedentes, con el público entusiasmado y gritando ¡¡¡Pollito!!! ¡¡¡¡Pollito!!!

Como en Mentidero Segoviano nos gusta copiar a los buenos maestros, nos parece de lo más apropiado para explicar el alboroto que armó Pollito de California en Segovia lo que un crítico de espectáculos de Nueva York dijo de Lola Flores cuando ésta se presentó por primera vez en el Madison Square Garden: “No sabe cantar, no sabe bailar, no se la pierdan”.

Habría que añadir que en el caso de Pollito el tió es más feo que un demonio, el “muy hijo de la gran P”, como el mismo diría, pues es curioso como pierde su acento cuando dice tacos.

Su repertorio no tiene igual, desde rumba catalana reinventada a piezas de flamenco más o menos deconstruidas o creaciones suyas de lo más descriptivas, como ‘Resaca’, sin olvidar una genial versión del ‘No me amenaces’ de María Dolores de la Pradera, como él la llama.

No disponemos de una grabación del concierto de ayer pero sí vamos a poner como muestra un vídeo de youtube de una actuación suya en la SER:

No deja de ser sorprendente ese placer que encontramos al contemplar a personajes como Pollito de California, friki o freaky donde los haya.

Nuestras abuelas lo llamarían un payaso, pero en el peor sentido de la palabra, alguien del que la gente se ríe en una mezcla de menosprecio y burla.

Pero lo friki parece tener un componente más elaborado. Citando a wikipedia, es lo extravagante, lo extraño, lo que se sale de lo común. Y en este mentidero añadimos que también es el reflejo en el que se distorsiona la realidad, como el esperpento de Valle Inclán.

Por eso nos produce una cierta ternura, un cariño del que sabe que nadie está libre del ridículo y de que como Pollito, a veces hay que tomarse la vida como una rumba, aunque sea descompasada.

En Segovia tenemos buenos ejemplos de frikis callejeros y populares. Seguramente todavía muchos recuerden a Basilio rasgueando sin sentido su maltrecha guitarra un domingo en la Calle Real. El gordito anciano, oriundo de Collado Hermoso, como algún político actual, sonreía como si le fuera la vida en ello.

Patricio también es un reconocido friki, parece que felizmente recuperado de su alcoholismo, aunque algunos echen de menos sus discursos filosóficos y su porte digna, incluso a pesar del descuido en lo personal.

Por último, el friki cantante segoviano más popular y aplaudido es, sin lugar a dudas, Aniceto, gran nombre para un artista pero con una rima muy muy mala.

Gracias a la intervención de una inmobiliaria segoviana, Youtube guarda un archivo muy completo del arte de Aniceto en distintos géneros musicales, aunque en El Mentidero Segoviano nos hemos decantado por todo un clásico, La Paloma Blanca, para ejemplificar el frikismo local:

Hay que advertir que el original también tenía su buena dosis freaky:

No nos negarán que George Baker, con ese pelo leonino,  camisa abierta a lo pelopecho, y los pantalones rojos ajustados para marcar paquetín, no es como para meterlo en un museo de lo friki. Aunque también hay que reconocer que la estética los setenta tiene su encanto pero es horriblemente hortera.

En fin, desde Mentidero Segoviano felicitamos a la Asociación Música Diversa de Segovia, que capitanea entre otros el bueno de Cris (Fernando Martín), por la iniciativa Cultura de Bar y, además, hacemos una petición a los promotores culturales y musicales de la ciudad para que inventen una especie de festival friki de Segovia. Ya puestos en lo de la capital cultural europea, podría ser algo asi como una Gran Hermandad Paneuropea de Frikis en Segovia.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.